¿Puedo comer jamón ibérico congelado en el embarazo?

Llega la navidad y el jamón es uno de los platos estrella que no falta en las casas. Pero ¿qué pasa con las futuras mamás? ¿Se puede comer jamón ibérico congelado en el embarazo? La respuesta es sí, pero con unas condiciones muy concretas.

La alimentación en el embarazo

Durante los meses de gestación es muy importante cuidar la alimentación. Aunque hay que hacerlo siempre en esta etapa hay que poner especial atención para estar fuertes y proporcionar el bebé todo lo que necesita. 

Desde hace muchos años se desaconseja tomar ciertos alimentos que pueden afectar a madre y bebé. Entre ellos están la leche cruda, los patés, los pescados crudos, los huevos sin cocinar y el jamón. El motivo de la exclusión del jamón es por riesgo de coger toxoplasmosis. Una infección causada por el parásito toxoplasma Gondii que en el caso de las embarazadas puede causar problemas visuales, alteraciones del neurodesarrollo o incluso riesgo de aborto. 

Cómo tomar jamón ibérico congelado durante el embarazo

La manera drástica de evitar riesgos es no comer jamón, pero hay otras opciones. Una de ellas es tomar jamón ibérico congelado en el embarazo. Según dicen los expertos el jamón congelado durante 2 días a una temperatura de – 20ºC se puede comer sin ningún temor. 

Pero, atención, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SECO) advierte que la congelación parece efectiva para eliminar los quistes, pero el proceso de congelación debe ser muy riguroso. Y aquí está el problema, la mayoría de los congeladores de casa no llegan a los -18ºC, por tanto, no vale. 

Otras opciones

A la recomendación de congelar el jamón añadimos otra que es comer un jamón curado. Según un estudio realizado por Centro tecnológico Agroalimentario el jamón ibérico es seguro para las embarazadas siempre y cuando tenga más de 18 meses de curación. 

Tiempo que en el caso de los productos ibéricos se sobrepasa con creces porque el jamón ibérico tiene al menos 24 meses de curación. Así que, no hay excusa para no paladear de un estupendo plato de jamón ibérico.