Diferencias entre jamón ibérico y serrano

En Jamón Ibérico Matas ofrecemos a nuestros clientes los mejores jamones desde hace más de 100 años. Por eso, hoy queremos explicar las principales diferencias entre jamón ibérico y serrano. Dos grandes productos que no deberían confundirse.

Diferencias entre jamón ibérico y serrano español

La primera diferencia es el origen del cerdo. Por un lado, el jamón ibérico tiene que proceder de cerdos ibéricos. Es decir, debe poder demostrar que tiene entre un 50% y un 100% de raza ibérica. Estos cerdos solamente se pueden criar en España y Portugal, de ahí la denominación de ibérico.

Por otro lado, los jamones serranos proceden de otro tipo de cerdos, de otras razas que se crían en nuestro país y fuera de él.  Son cerdos blancos del tipo Duroc, Landrance, Large White, etc.

Forma de crianza de cada tipo de cerdo

Por norma general, los cerdos ibéricos viven en la dehesa, se crían con bastante libertad. Allí pueden alimentarse de las preciadas bellotas, raíces, hierbas y otros alimentos que encuentran por el campo. Además, al poder moverse más, son animales con mucha grasa infiltrada entre la musculatura, y con patas y cuerpos más esbeltos.

Esto se traduce en jamones con cañas más finas y menor cantidad de grasa externa.

Sin embargo, los cerdos no ibéricos suelen criarse de forma intensiva. Esto significa que viven en granjas y establos, alimentándose básicamente de piensos. Este tipo de cerdos engordan más y poseen cuerpos más grandes que los cerdos ibéricos. Sin embargo, no es tan habitual que infiltren grasa.

Por eso, los jamones serranos suelen tener patas más gordas y con más presencia de grasa.

Tiempo de elaboración

Otra de las grandes diferencias entre jamón ibérico y serrano es el tiempo de elaboración. Mientras que los jamones serranos no suelen superar los 16-18 meses de curación, en el ibérico puede llegar a los 36 meses.

Apariencia y sabor

El jamón ibérico es más estilizado y tiene mucha menos grasa que el serrano. Sus lonchas son de color rojo intenso y presentan grasa infiltrada, que le da una jugosidad única en boca. Es un jamón poco salado que despierta grandes sensaciones en el paladar.

Por su parte, el jamón serrano es más redondo y tiene más grasa externa. El color de su carne varía entre rosado y rojizo y en boca resulta más salado que el ibérico. Sin embargo, hay jamones serranos de excelente calidad.

Por último, comentar que muchas personas dicen que las pezuñas de los jamones ibéricos han de ser siempre negras. Esto no es cierto, ya que hay cerdos ibéricos que poseen pezuñas más claras y también hay cerdos blancos con pezuña oscura.

Comprar el mejor jamón en Jamón Ibérico Matas

Ahora que ya conocéis un poco más sobre las diferencias entre jamón ibérico y serrano, podéis disfrutar del mejor jamón y productos ibéricos en nuestra tienda de Jamón Ibérico Matas.

¡La mejor calidad comprada desde tu casa!