¿Cómo es el verdadero jamón ibérico de bellota?

La compra de un jamón puede plantearnos dudas acerca del tipo y calidades del producto que adquirimos. Si lo que buscas es un verdadero jamón ibérico de bellota, te contamos en qué debes fijarte para disfrutar de este exquisito bocado. 

A qué se llama jamón ibérico de bellota

Los productos que se venden bajo el nombre de jamón ibérico de bellota son los que proceden de cerdos de raza ibérica y que han sido criados con bellotas. 

A la hora de hablar de los productos ibéricos hay que hacer una distinción entre:

  • Raza del animal 
  • Alimentación del cerdo

La distinción por raza es fácil de explicar. Un cerdo es de raza 100% ibérica cuando ambos padres son también de raza ibérica, mientras que se considera que es un cerdo ibérico cruzado cuando uno de los progenitores es un cerdo blanco (principalmente suele ser un cerdo blanco Duroc). 

En cuanto al tipo de alimentación hay 3 distinciones:

  1. El jamón de bellota es el de los cerdos ibéricos que han sido criados en libertad en las dehesas, donde han pastado durante los últimos meses de engorde bellotas y hierbas naturales.  
  2. Jamón de cebo de campo. Vienen de cerdos ibéricos que también han pasado sus últimos meses de engorde en libertad en las dehesas, pero su alimentación ha sido mediante pastos naturales y también con piensos. 
  3. El jamón de cebo es de cerdos ibéricos que se han criado en granjas. Por tanto su alimentación ha sido solo a base de piensos de cereales y legumbres. 

¿Qué aportan las bellotas? 

Que un animal que pasta por la dehesa coma bellotas significa que se alimenta de un producto rico en ácidos oleicos. En concreto, los frutos de las encinas contienen un 60% de ácido oleico

Ácido que pasa a la carne del cerdo y que se traduce en efectos beneficiosos para la salud, sobre todo para el colesterol bueno  en sangre y, por tanto, bueno para la salud cardiovascular.  

Además, como los cerdos son montaneros (caminan libremente por la dehesa) tienen menos grasa y más músculo. Y en estos meses de pasto en libertad un cerdo ibérico puede llegar a comer 900 Kilos de bellotas y unos 330 kilos de pastos. Una cantidad que, obviamente, ha influido a la hora de llamarlo jamón ibérico de bellota.