Etiquetas de jamón ibérico y su significado

En verano un plato de jamón es una delicia que sienta bien a cualquier hora del día. Si estás pensado en la posibilidad de comprar un jamón para deleitar a los tuyos antes debes conocer cuáles son las etiquetas de jamón ibérico y cuál es su significado. 

Desde 2014 se tomó la decisión de regular y controlar el etiquetado de los productos ibéricos para evitar fraudes y engaños con la calidad de lo que se vendía a los clientes. Por eso, y ya que son productos gourmet muy demandados y exclusivos, se establecieron 4 categorías, que corresponden a 4 colores:

  1. Negro 
  2. Rojo 
  3. Verde
  4. Blanco

Etiquetas de jamón ibérico, negro y rojo

Las dos primeras etiquetas de jamón ibérico de las que vamos a hablar son la negra y la roja. La etiqueta negra seguro que te suena porque muchas veces se escucha es un “jamón de etiqueta negra” para señalar un producto de máxima calidad. 

Y es cierto que este color señala un producto de elevada calidad. En concreto de las etiquetas de jamón ibérico, la negra está reservada a jamones de bellota cien por cien ibéricos. Esto quiere decir, que el jamón procede de cerdos 100% de raza ibérica, de padres ibéricos y que además estos cerdos se han criado en libertad en las dehesas y campos.

En cuanto a su alimentación, los últimos meses de engorde solo se han alimentado con pastos naturales, hierbas aromáticas y sobre todo bellotas. Una alimentación que contribuye a conseguir un sabor, textura y jugosidad de calidad superior. 

Las etiquetas de jamón ibérico roja son las destinadas a los jamones de cerdos ibéricos pero cuya raza no es 100% ibérica porque se han cruzado con cerdos blancos, normalmente Duroc, al 75% o 50%. Esta es la diferencia con la etiqueta negra, porque al igual que estos los cerdos se crían en libertad. Su alimentación durante la última fase de engorde se hace solo con pastos naturales con protagonismo de las bellotas. 

Etiquetas de jamón ibérico, verde y blanco

La etiqueta verde es para los jamones ibéricos de cebo de campo. El nombre concreto es jamón de cebo de campo ibérico. Esto significa que pueden ser 100% ibéricos o cerdos cruzados (75%-50%) que han estado en libertad comiendo pastos naturales con gran cantidad de bellotas. Pero la peculiaridad de los productos con etiquetas de jamón ibérico verde es que también han sido alimentados con piensos de alta calidad. 

Por último están las etiquetas de jamón ibérico blanco. Su denominación es jamón de cebo ibérico. Pueden ser de cerdos 100% ibéricos o cruzados al 75% o 50%. La característica de estos productos es que no han sido criados en libertad.

Son cerdos que se han criado siempre en granjas y que se han alimentado con piensos compuestos por cereales y legumbres. Esto hace que la grasa se acumule en las partes externas del animal ya que no se ejercita tanto al no caminar por la dehesa.