Cómo preparar un buen plato de jamón ibérico

Pocas son las personas que no disfrutan con un excelente plato de jamón ibério. Un producto muy nuestro, sano, rico y que es un verdadero placer para el paladar. La cuestión es cómo podemos preparar un buen plato de jamón ibérico. 

Las dos opciones de disfrutar y hacer disfrutar a nuestra familia y amigos es con:

  • Jamón ibérico cortado a cuchillo
  • Jamón ibérico loncheado y envasado al vacío 

Plato de jamón ibérico cortado al instante

La manera de potenciar el sabor de un buen jamón ibérico es cortándolo en el momento en el que se va a comer. Un corte a cuchillo consigue sacar todos los matices que tiene un producto como este. 

Para preparar un buen plato de jamón ibérico se necesita por supuesto un jamón de calidad. Un jamón que es mejor que compres en tu tienda de confianza y con el asesoramiento de un experto. 

Después llega el momento de colocarlo en el jamonero y realizar la preparación para iniciar el corte. Para ello debes contar con cuchillos especiales como un cuchillo corto, uno jamonero y un cuchillo deshuesador. 

La clave está en las lonchas

El sabor de un buen plato de jamón ibérico depende en gran parte de las lonchas. Estas deben ser lo suficientemente gruesas para apreciar su sabor y lo suficientemente finas para que el aceite interno del jamón se deshaga en cada bocado cuando entre en contacto con el calor del paladar. 

El corte a cuchillo es más pausado, más lento y esto hace posible que se produzcan unas microroturas en las fibras del jamón hacen que se liberen los componentes aromáticos de la grasa y el magro. Con todo esto se logra más jugosidad y un sabor más intenso. 

El corte a cuchillo hace que tengamos un plato de jamón ibérico que se ha cortado en el sentido de la veta, siguiendo las líneas musculares del jamón y esto tiene como resultado una experiencia única de sabor. 

Plato de jamón ibérico envasado al vacío

La otra opción para saborear un estupendo plato de jamón ibérico es abrir un sobre de loncheado. Es verdad que no es lo mismo que cortar el jamón en el momento, pero si ha sido cortado por una persona con experiencia y se envasa correctamente también experimentarás las mejores sensaciones.

Uno de los mayores inconvenientes del jamón envasado es que las lonchas se pegan y forman un bloque. Solucionarlo es tan fácil como dejar el sobre 5 minutos a temperatura ambiente y después verter sobre él agua tibia y dejarlo sumergido durante unos 3 ó 5 minutos. Así se pueden separar las lonchas sin dificultad y disfrutarás del maravilloso sabor del jamón ibérico.