Diferentes tipos de jamones ibéricos

Tener un jamón en casa es siempre una buena opción. Es un alimento de gran valor nutricional y fácil de preparar que lo mismo soluciona una cena que una reunión con amigos. La cuestión es saber qué jamón compramos, así que vamos a analizar los diferentes tipos de jamones ibéricos que hay en el mercado. 

La raza y la alimentación 

Para distinguir entre los diferentes tipos de jamones ibéricos lo primero que hay que saber es que sólo se puede denominar como jamón ibérico los que vienen de los cerdos de raza ibérica. Una raza exclusiva de la península ibérica que reúne unas características específicas que distinguen su carne y su sabor. 

Los cerdos ibéricos son de tamaño mediano, algo más pequeños que los cerdos blancos y su piel es más oscura, sobre todo, en las patas. De ahí que también se le conozca como jamón de pata negra. 

La alimentación y el tipo de vida que tiene el cerdo es otro factor determinante a la hora de reconocer los diferentes tipos de jamones ibéricos. Importa qué comen (pastos naturales o compuestos) y si viven en libertad o en granjas. 

Etiquetas para los diferentes tipos de jamones ibéricos

Desde 2014 se decidió regular y controlar el etiquetado de los productos ibéricos. El objetivo era evitar fraudes y vender jamones que cumplen con las características y propiedades de los cerdos ibéricos cuidando así al máximo la calidad que se vende al público. 

Siguiendo esta regulación se establecieron 4 etiquetas o bridas que son las que vas a encontrar en los establecimientos: 

  • Negro. Es la categoría más alta, corresponde a un jamón 100% ibérico de bellota. Esto quiere decir que el jamón viene de un cerdo de raza ibérica pura, cuyos padres también eran ibéricos. Además estos cerdos han vivido en libertad. Los meses de montanera (más o menos de otoño a primavera) han paseado libremente por las dehesas comiendo pastos naturales, y sobre todo bellotas. Un producto que contiene mucho ácido oléico que va reflejarse en la calidad y propiedades de la carne. 
  • Rojo. Es un jamón de bellota ibérico de cerdos cruzados. Esto quiere decir que la pureza de raza puede ser del 75 o el 50%. Al igual que los jamones de etiqueta negra, los cerdos han pasado la montanera en libertad. 
  • Verde. Es el llamado jamón de cebo de campo. Un jamón ibérico al 100, 75 o 50%. Los animales han sido alimentados con piensos de alta calidad y también puede haber completado su alimentación con piensos naturales. 
  • Blanco. También conocido como el jamón de cebo ibérico. Es un producto que puede tener una pureza de raza del 100% o del 75 o 5%. La distinción frente a las otras opciones es que los cerdos se han criado exclusivamente en granjas con una alimentación a base de piensos de cereales y legumbres.