Conservar el jamón en verano

Conservar el jamón en verano

El jamón es un alimento extraordinario que nos encanta consumir durante todo el año. En verano es un bocado ligero y rápido de preparar. Sin embargo, es necesario seguir unas pautas para conservar el jamón en verano de modo correcto.

Dónde colocarlo

El jamón siempre ha de ubicarse en un lugar seco y fresco de la casa. Por tal motivo, debemos alejarlo de la luz solar directa y de fuentes de calor. Si tenemos oportunidad, guardarlo en una habitación con buena ventilación es una alternativa perfecto.

Lo ideal sería poder conservarlo en una bodega, una despensa o un cuartito a la sombra. Pero como no siempre es posible, bastará con dejarlo retirado de los fogones, el horno y la acción del sol.

También podemos evitar que se seque colocando un poco de su propia grasa por encima,en la zona de corte. Un trapo de algodón seco y limpio evitará que se seque y la acción de los insectos.

Dónde cortarlo

Al igual que la adecuada conservación, también es importante evitar temperaturas demasiado altas cuando se vaya a cortar el jamón.

El jamón ibérico cuenta con grasa infiltrada, que le aporta gran jugosidad. Esta grasa se deshace al calor de la boca. Pero para que llegue ese momento, necesitamos que la temperatura existente en la zona donde se corte el jamón no sea demasiado alta.

Si fuera ese el caso, podría derretirse la grasa y echar a perder la magia del jamón ibérico. Por eso, debemos intentar cortar el jamón en un emplazamiento donde no le dé el sol ni haga demasiado calor.

Mantenerlo a temperatura ambiente

Si el lugar donde colocas tu jamón no es demasiado cálido ni húmedo, siempre es mejor conservarlo a temperatura ambiente.

Sin embargo, si consideras que el calor podría dañarlo, puedes guardarlo en la nevera. Eso sí, antes de comerlo sácalo un rato para que recupere la temperatura ambiente y sus propiedades gustativas.

Para facilitarte la tarea, te proponemos nuestros sobres de jamón loncheado. Una manera cómoda, práctica y rápida de mantener tu jamón siempre en las mejores condiciones. Podrás guardarlo alejado del calor o directamente en la nevera.

Para consumirlo solamente deberás abrir, servir y disfrutar. Si estaba guardado en la nevera, sácalo un ratito antes para que recupere temperatura y sus mejores propiedades organolépticas.

En resumen, para conservar el jamón en verano evita el calor para que no se estropee y así poder disfrutarlo en cualquier momento.

En Jamón Ibérico Matas te ofrecemos diferentes formas de disfrutar siempre del mejor jamón en cualquier época del año. ¡Date el gustazo!