Consejos para degustar la mejor paleta ibérica de bellota

Si estás buscando paladear la mejor paleta ibérica de bellota, te contamos cuáles son las características en las que te debes fijar para reconocerla. 

Una paleta ibérica es un producto gourmet que en boca te va a deleitar con sabores, aromas y matices muy concretos. Si además, buscas una paleta de bellota la experiencia va a ser más exquisita. 

Cómo reconocer la mejor paleta ibérica de bellota

Una de las cosas que debes tener claro es que la combinación de ibérico y bellota va a dar como resultado la mejor paleta que puedes comprar. 

Para reconocer este producto que al comprar no te den gato por liebre, debes tener presente que la paleta es una de las patas delanteras del cerdo. Esto quiere decir que es un producto más pequeño. Su tamaño es menor, su volumen también y su peso puede situarse entre 3,5 y 5 kilos. En resumen, bastante más pequeño que un jamón que puede oscilar entre los 7 y los 9 kilos. 

Etiquetado

Otra de las mejores formas de reconocer la mejor paleta ibérica es por su etiquetado. Su pezuña va a llevar una etiqueta de color negro. Este color tiene principalmente dos cosas: que es un producto ibérico y de bellota. 

Vayamos por partes. La etiqueta negra hace referencia a que la paleta viene de un cerdo 100% ibérico, es decir ambos padres eran también 100% ibéricos, no se habían cruzado con ningún cerdo blanco, en concreto de raza Duroc. Esto ya nos indica que el jamón va a tener una particularidades muy concretas ligadas a la raza pura.

Por otro lado, el color negro de la etiqueta tambiñen quiere decir que el cerdo se ha alimentado de bellotas. En concreto que durante  los últimos meses de engorde el animal ha pasado libremente por las dehesas y que se ha alimentado solo de los pastos naturales y sobre todo de bellotas. 

Por todo ello el sabor en boca es una auténtica delicia. ¿Quieres comprobarlo?